Ida Vitale y el merecido premio Cervantes 2018

El tiempo es piedra sin fractura posible.
Ida Vitale

La comunidad literaria del mundo hispanohablante se llena de júbilo con el fallo del jurado que otorga el premio de Literatura en lengua castellana Miguel de Cervantes 2018 a la gran poeta uruguaya de 95 años Ida Vitale. En 2016 la escritora recibió otro premio importante para galardonar y reconocer su labor poética, imprescindible para la literatura en español: el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

También fue cofundadora del suplemento Uno-Más-Uno en 1982.

         Vitale se exilió en México en 1974, y durante el período en que residió aquí colaboró para la revista Vuelta. Dentro de la historia de la literatura latinoamericana ella es considerada como integrante de la llamada “generación del 45”, según el cuño que le dio Emir Rodríguez Monegal, junto con sus coterráneos Idea Vilariño, Ángel Rama y Juan Carlos Onetti, por ejemplo.

Reunión de los de la “generación del 45”, a propósito de la visita de Juan Ramón Jiménez. Ida Vitale en el centro, sentada.

         La poesía de Ida Vitale ha sido tildada de “esencialista” en un sentido en el que cada poema que ella ha escrito, cada palabra que se apoya en la siguiente y en la precedente, conforman una unidad indisolube del objeto al que constituyen, es decir, que no hay una distancia entre las palabras y las cosas en tanto que se pueda hallar el orden necesario, ya existente, entre unas y otras. Algunas veces las nomenclaturas de los críticos pueden ser más impresionistas que objetivas (y repetirlas no las vuelven tales), lo que le sugiero a los lectores es adentrarse directamente a sus dos obras publicadas por el FCE: Sueños de la constancia (1988), que recopila 6 poemarios de la autora, y Procura de lo imposible (1998), con el afán de explorar la suspensión del sentido que sus poemas causan con el ritmo y la disposición de las palabras en la hoja por dos razones: 1) homenajearla, y 2) formarse un criterio propio sobre ella para debatirla y encantarse o disgustarse con ella.

Aún nos hace falta una edición de sus obras completas, pues también es ensayista y traductora.

 

          Cabe destacar que Vitale es la quinta mujer galardonada con el Cervantes, sus predecesoras fueron la filósofa María Zambrano (1988), la poeta Dulce María Loynaz (1992), la escritora Ana María Matute (2010) y Elena Poniatowska (2013). Si podemos hablar de una relevancia que excede los mundos de la lengua española gracias a la ausencia de premio Nobel este año, ésa sería este merecidísimo reconocimiento a Ida Vitale, que escribió: “Quien se sienta a la orilla de las cosas/ resplandece de cosas sin orillas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s