“La Guerra Fría”: una obra de amor en los tiempos del punk y lo moderno

La Guerra Fría es la nueva puesta en escena del escritor mexicano Juan Villoro y sólo podemos decirte: corre a verla.


Esta obra nos cuenta la historia de amor entre Carolina (Mariana Gajá) y el Gato (Mauricio Isaac), dos artistas mexicanos (ella actriz y él músico) que deciden viajar a Berlín en búsqueda de un mejor espacio para el desarrollo musical de éste. Enmarcada en la Alemania de la Guerra Fría y con la música de Lou Reed, la obra no sólo es un deleite dramático y auditivo, sino también visual y literario; una verdadera obra de arte interdisciplinaria.

La historia de ambos es tormentosa, un constante ir en pos de la verdad, de lo que es cierto para el otro y para uno mismo, el encuentro interno, la lucha diaria de seguir viviendo y de amar, sin medida, a otra persona.

Lo punk

Sin lugar a dudas lo principal es la música, toda en vivo e interpretada por los mismos actores y Alejandro Preisser, frontman de la banda Triciclo Circus Band (quien deja en claro desde el inicio que su único papel es no tener papel), ofreciendo una musicalización increíble a partir de las canciones del disco Berlín, de Lou Reed. Ir a ver la obra es, al mismo tiempo, asistir a un concierto de punk.

Los personajes son otro ejemplo: artistas idealistas y locos enamorados, viven en un departamento al que llegan de ocupas (personas que llegan de repente a habitar un lugar en el que terminan por vivir) y que poco a poco van “amueblando” con basura. Ambos son drogadictos que viven una relación que, en términos posmodernos, llamaríamos “tóxica” para, al final, encontrar la verdad y decidir estar juntos.

Lo moderno

La obra es una obra total: tienes un concierto de rock, una obra de teatro, un texto casi poético, unas actuaciones increíbles y todo dentro de una escenografía que no es más que la instalación del artista mexicano Abraham Cruzvillegas, llamada Autodestrucción 8, y que funciona de manera increíble.

Hay proyecciones visuales, se juega con la escenografía, se cuestiona la propia obra en varios procesos metaescénicos (¿se puede decir eso?) y el final es un total performance (uno muy bueno, por cierto).

Lo frío

La obra podría parecerte pesada por momentos, se le da mucha carga a los diálogos y lo dramático es soslayado; sin embargo, te aseguramos que el final te volará la cabeza y sólo hasta entonces todo cobrará sentido.

En fin, Guerra Fría es una obra que deberías haber visto ayer, sobre todo si eres fan del punk y de lo nuevo en al arte, porque, sin dudas, es más que una obra de teatro.


La Guerra Fría tendrá una temporada larga del 6 de julio al 8 de septiembre, todos los sábados y domingos a las 18:00 hrs en el Museo Tamayo Arte Contempóraneo, ubicado en  Av. Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec I Secc.
Puedes comprar tus boletos dando click aquí  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s