No. 6 “Infancia perdida”

¿Hace cuánto abandonamos esa etapa vital en la que todo nos parecía inmenso? Aquella en la que la imaginación era nuestra intérprete del mundo. Recordemos cuando nos perturbaban los monstruos que, escondidos debajo de la cama, esperaban las migajas de galleta para alimentarse; cuando los dulces nos llenaban de felicidad; cuando palabras como deuda, estrés,…

No. 5 “Alter Ego”

Todos manifestamos a lo largo de nuestra vida diversos cambios, muchos de ellos no representan un progreso, sino una degeneración; algo que, sin percatarnos, carcome nuestra vida en la cotidianeidad. La literatura está plagada de estos ejemplos: recordemos a Gregorio Samsa retorcerse sobre el lecho tras su funesta transformación. Sin embargo, no todo se resume…

No. 4 “Literatura gay”

La literatura es, a la par del amor, la práctica enriquecedora más antigua del ser humano. Del mismo modo, es sabido que la consagración del amor no distingue entre sexos. Éste, dejando de lado las cuestiones reproductivas, nace de la visión de uno mismo y su objeto de deseo es dirigido a aquella carne que…

No. 3 “La Infidelidad”

Común ha sido que, a lo largo de su historia, el ser humano se ofrezca a otro como depósito de confianza, que como individuo busque a alguien para que funja como agonista de su voluntad; no sólo de manera gratificante, sino también necesario resulta encontrar a un cómplice con quién dosificar los males. Tal parece…

No. 2 “Los Rituales”

Las fiestas son comunes en esta época del año, pero sin saberlo realizamos rituales que no percatamos por su aparente insignificancia. Algunos de ellos son practicados por una costumbre que se volvió rutina; otros, por la importancia que toman frente a cierto hecho. Los ritos son, entonces, parte escencial de nuestra cotidianeidad que adquieren su…

No. 0

La juventud y la literatura tienen algo en común: siempre van un paso adelante, son hitos de revoluciones o de corrientes ideológicas. Las dos son un Génesis en sí mismas, suscitan luchas y causas. Igualmente, ambas comparten el mismo destino: un prematuro deceso. La juventud, debido a su naturaleza efímera, alcanza con pena un par de lustros; la literatura,…