Primero, los astros no se enamoran

Por Diego F. Vázquez Para Andrea Carmona Huitrón,  porque sé cuánto le gusta mirar las estrellas I Yo estaba ahí. Indiferentes a sus berridos de recién nacida, a sus espasmos y sus ganas de acabar con el universo en su primer explosión furiosa. Su luz era apenas visible y me alcanzaba como un suspiro estelar…