Penetrado por el amor

*Fragmento ORACIÓN DEL SEGUNDO ADÁN Que tu ojo, Hacedor del Paraíso, no quiera mirar cuando mordamos la serpiente.   Que el sexo sea la medida de nuestra debilidad por el conocimiento de nosotros y la natural desobediencia del hijo.   Que los pintores no ciñan hojas de parra a nuestras erecciones hermosas.   Que el…