Cuando no duele, mata

Aún siento el ardor del dorso de mi mano cuando apagué en ella el cigarro, dolía, pero no dolía más que sus mentiras… Recuerdo el olor de la piel quemándose,  lo amargo de mi saliva y la formación de ámpulas viscosas al otro día. -¿Qué te pasó en la mano? Preguntaron las del trabajo. <<Me…